Marketing

¿Que es el Flywheel?

¿Que es el Flywheel?
El volante de marketing es una actualización del embudo tradicional con el que todos estamos familiarizados. Si bien el embudo es una línea recta desde la adquisición hasta la venta, el volante es, como un proceso circular donde los clientes alimentan el crecimiento “.

Tres fases en el volante de marketing:

  • Atraer: Generación de prospectos entrantes como la conocemos, asegurándose de brindar valor genuino a su público objetivo.
  • Engage: Una relación continua a través del embudo de ventas, que incluye brindar soluciones, educación y servicio al cliente personalizado durante todo el proceso de compra del cliente.
  • Deleite: cultivar una experiencia tan positiva con un enfoque en las relaciones sólidas con su cliente que eventualmente se conviertan en promotores, lo que ayudará a que la rueda gire de regreso a la fase de atracción.

Como puede ver, el volante está construido para seguir girando por sí solo, ganando impulso y fuerza cuanto más tiempo funciona con eficacia. Aquí lo desglosaremos un poco más y profundizaremos en lo que significa cada una de estas fases en el ciclo.

La fase de atracción

Es muy probable que los mejores elementos de una sólida fase de atracción ya formen parte de su plan de marketing. Este paso en el volante tiene que ver con atraer a las personas, los prospectos más importantes.

Solo recuerde, cuando esté planificando su estrategia de inbound marketing, asegúrese de no olvidar su objetivo clave: satisfacer al cliente. ¿Se realizan todas sus acciones teniendo en cuenta el mejor interés del cliente potencial? ¿Está dirigiendo el tipo de tráfico correcto a su sitio?

Las tácticas de la fase de atracción incluyen:

  • Publicaciones de blog y marketing de contenido
  • Estrategia de palabras clave y SEO on / off-page
  • Presencia en las redes sociales, tanto orgánicas como pagadas
  • PPC

Durante la fase de atracción, está animando al cliente a comenzar el viaje del comprador por su cuenta. Al proporcionar todo este contenido útil (y gratuito), los clientes potenciales pueden determinar si están interesados ​​en trabajar con su empresa. Si sus técnicas inbound se enfocan en esas audiencias específicas en mente, los convencerá para que actúen en función de sus llamadas a la acción y busquen más información.

La fase de participación

Una vez que un cliente se incorpora a este proceso, el siguiente paso es proporcionarle aún más información y contenido que lo ayudará a convencerlo de que quiere seguir adelante con su producto.

Involucrar a un cliente en esta fase puede significar muchas cosas: todo depende del objetivo final de cada cliente específico y de las necesidades de su empresa.

Aún puede automatizar gran parte de este proceso, como en su estrategia de correo electrónico y creación de contenido, pero es imperativo mantener una línea abierta de comunicación con sus equipos de ventas y servicio para asegurarse de que comprende lo que dicen los clientes potenciales. preguntando o teniendo problemas con. De esta manera, podrá crear contenido más especializado para cada audiencia a la que se dirija.

Las tácticas de la fase de participación incluyen:

  • Campañas de correo electrónico segmentadas
  • Contenido cerrado, como libros electrónicos, informes técnicos y plantillas descargables
  • Tiempo uno a uno, como dar demostraciones y llamadas telefónicas iniciales
  • Contenido gratuito elevado, como seminarios web o videos explicativos detallados
  • Ofreciendo una prueba gratuita de su producto

Muchas de las técnicas de la fase de participación pueden considerarse respuestas directas a los problemas que los clientes plantean a sus equipos de servicio. Ventas también podrá utilizar su trabajo, ofreciéndolo a los clientes si surge alguna pregunta en sus comunicaciones.

La fase del deleite

Ahora, la fase de deleite es lo que distingue al volante del embudo. En el pasado, los equipos de marketing de la vieja escuela llevaban al cliente a un vendedor y realizaban una transferencia. El marketing atraería, las ventas se involucrarían, se haría un trato y, boom, el cliente saldría por la puerta.

Entonces, empezaría de nuevo. Volver al punto de partida.

La táctica del volante considera esta fase de deleite como un término medio entre una transacción completada y la siguiente ronda de posibles clientes potenciales, con el cliente jugando un papel clave en esta transición.

Si ha tenido éxito en el ciclo hasta este punto y ayudó a su cliente a encontrar una solución diseñada solo para sus necesidades específicas, mientras le brindaba un servicio al cliente fuera de lo común en el camino, definitivamente debería tener un persona feliz en tus manos.

Esto es más precioso que el oro, sinceramente.

Ahora es el trabajo del equipo de marketing continuar alimentando esta relación, con el objetivo de aumentar las ventas y crear promotores en mente.

Las tácticas de la fase de deleite incluyen:

  • Organizar eventos en persona para que sus clientes se relacionen y continúen su educación
  • Proporcionar contenido exclusivo "solo para miembros", como libros electrónicos y seminarios web
  • Campañas de correo electrónico personalizadas
  • Invitaciones para probar nuevas funciones o productos
  • Crear un programa de referidos

El volante de marketing frente al embudo de marketing

Al final del día, el volante de marketing puede parecer otra estrategia B2B con jerga, pero es fundamentalmente un concepto simple. Si se esfuerza por ayudar genuinamente a sus clientes, su estrategia de marketing solo tendrá más apoyo y será más sólida. Trabaje con todos los niveles de su empresa, desde su equipo de ventas hasta sus ejecutivos, para asegurarse de que todos estén en sintonía con estas tácticas.

Entradas Relacionadas