Marketing

Conoce el Neuromarketing

Neuromarketing
El neuromarketing es el estudio formal de las respuestas del cerebro a la publicidad y la marca, y el ajuste de esos mensajes en función de la retroalimentación para obtener respuestas aún mejores. Los investigadores utilizan tecnologías como la resonancia magnética funcional (fMRI) y la electroencefalografía (EEG) para medir tipos específicos de actividad cerebral en respuesta a mensajes publicitarios. Con esta información, las empresas aprenden por qué los consumidores toman las decisiones que toman y qué partes del cerebro los motivan a hacerlo.

Importancia del neuromarketing

El neuromarketing estudia los procesos cerebrales de las personas y sus cambios durante la toma de decisiones para poder predecir el comportamiento del consumidor. El 95% de las decisiones de compra se producen de forma inconsciente e irracional.

Nos conectamos con las marcas a nivel neuronal en tres niveles: racional, emocional e instintivo. Dependiendo del grado en que la marca satisfaga cada uno de esos niveles del cerebro, la afinidad que tengamos con ella y el deseo de comprar sus productos o servicios será mayor.

Para que tipo de clientes es eficaz neuromarketing

El neuromarketing es un método flexible para determinar las preferencias del cliente y la lealtad a la marca, porque puede aplicarse a casi cualquier persona que haya desarrollado una opinión sobre un producto o empresa. Independientemente de la forma que adopte, el marketing se centra en crear un impacto positivo y memorable en la mente de los clientes. El neuromarketing mide esos impactos, pero cualquiera puede tomar los descubrimientos básicos y ajustar su producto o servicio para reflejar las necesidades subconscientes del consumidor.

Los dispositivos sensoriales que crean o evocan recuerdos, por ejemplo, pueden emplearse fácilmente: el aroma del pan recién hecho, recuerdos de historias pasadas (ya sea un trabajo publicado o una experiencia compartida), lenguaje evocador, una canción que se queda atrapada en tu cabeza y gana En última instancia, todos estos son ejemplos efectivos (aunque burdos) de neuromarketing que pueden ser utilizados por casi cualquier empresa de cualquier tamaño.

Como se desempeña una campaña de Neuromarketing

Aunque su trabajo afecta en gran medida la parte visible de la publicidad, los neuromarcadores se centran principalmente en el trabajo de “back-end”. Están menos preocupados por desarrollar el mensaje o la marca correctos que por estudiar las emociones y los recuerdos provocados por ese mensaje.

Una campaña de neuromarketing requiere más personas. Mientras que el marketing típico se basa en general en una muestra representativa de clientes, a través de una variedad de métodos (grupos focales, encuestas, registros de clientes, etc.), el neuromarketing se centra intensamente en sujetos de prueba de marketing individuales, por lo general no más de unas pocas docenas y más. un período de tiempo prolongado.

Con este fin, las máquinas de resonancia magnética y electroencefalograma se utilizan para controlar la actividad cerebral de los participantes antes, durante y después de la exposición a las técnicas de neuromarketing. También se pueden usar otros sensores fisiológicos que monitorean la frecuencia cardíaca, la respiración y la respuesta de la piel.

El neuromarketing depende de un proceso conocido como cebado, una reacción electroquímica que se desencadena cada vez que se presenta un tema por primera vez. El cebado permite al cerebro recordar todo lo que sabe sobre el tema específico (como en nuestro ejemplo inicial de Coca-Cola). Incluso antes de que la mente consciente se dé cuenta de un estímulo, la mente subconsciente ya ha comenzado a procesarlo y responder, todo en el transcurso de un solo segundo. El neuromarketing, entonces, se preocupa más por ese segundo en el que se forma la respuesta por primera vez.

Una vez que el cerebro de un consumidor está preparado, se introduce nueva información / estímulos para permitirle al cerebro comparar esta nueva información con la que ya conoce, y formar y expresar opiniones conscientes sobre el producto en sí. Esta información se compara con la información ya recopilada en la etapa de preparación.

Una vez que se han recopilado todos los datos, la campaña de marketing en sí se parece más a cualquier campaña de marketing "tradicional". Sobre la base de los datos neuronales y sensoriales recopilados, el equipo de marketing en general desarrollará y ajustará aún más la campaña para crear el máximo compromiso y retención de memoria con los consumidores.

Entradas Relacionadas